lunes, agosto 29, 2005

Meditando.

Vivo en un constante aprendizaje de meditación, vivo en un constante desprenderme del mundo terrenal para dar paso a las sensaciones de liviandad, extremo silencio interior para ver la claridad de lo interno, de descubrir que pasa con ser interno, con el otro lado del bullicio.
Cortar, poner una barrera de no escuchar, sino tan solo el silencio que cubre tu alma, escuchar como el silencio te habla, de cómo sentir el latido de tú corazón.
Después de un día agitado, un día de trabajo, llega el momento de conectarte con tu mundo interior, sentir la paz que te entrega la Divina Providencia, vale la pena intentarlo, ya que los resultados de disfrutar por tan solo un instante esa paz no tiene precio.

1 Comentarios:

Anonymous María Cecilia Torres dijo...

Julia, que te puedo decir... ayer nos conocimos y me contaste de tu blog.. prometí hacer un comentario, y puedo decirte que tus palabras llegan profundamente al alma... espero que sigas plasmando acá tus pensamientos y tus sentimientos... entregándos la posibilidad de hacerlos para de nosotros..
Un abrazo,
Yeyé

3:11 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal