miércoles, marzo 21, 2007

Cuaresma.

Nos encontramos en tiempo de Cuaresma, tiempo de conversión, tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar “algo” de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo. Tiempo de reflexión, de silencio, de penitencia, de conversión espiritual, porque en la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Tiempo para trabajar el odio, el rencor, la envidia y los celos, entre otros. Si estás enojado con tu hermano, un amigo, un vecino o quién sea, es el momento para perdonar, para aliviar tu corazón. Perdonando te liberas, tu corazón se siente más liviano, rodeando el ambiente donde te muevas con energía positiva que va inundando tu ser. Es la Luz que llega a tu Ser.

3 Comentarios:

Blogger Meg dijo...

Hermanita; ojalá todo el tiempo fuera de reencuentro, de meditación, de acercamiento y reconciliación, pero como no es así, este tiempo que nos sirva para acercarnos a la divinidad, cualquiera sea nuestra creencia.
Recibe un gran abrazo y mucho amor.
Te quiere,
María Ester
p.d. Visita mi blog, por fin lo actualicé.

11:46 p. m.  
Blogger Lady Blue dijo...

Tiempo para brindar un abrazo con verdadero afecto a nuestros amigos, personas que a diario comparten nuestras vidas, aunque sea a la distancia... un gran abrazo amiga!

1:52 a. m.  
Blogger Alas al Viento dijo...

Así es querida hermana, acercarnos a la luz, cualquiera sea nuestra creencia. Te felicito por trabajar en poner al día tu blog, un abrazo y te espero, chau

12:12 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal