viernes, agosto 26, 2011

LOS JOVENES DE ESPIRITU.




Se les nota. No importan ni las canas ni las arrugas para reconocerlos. Sus miradas conservan todavía ese aire soñador de la juventud y hasta una pizquita de ingenuidad. Aún se emocionan con una canción de amor y les puede latir fuerte el corazón cuando sienten la presencia de alguien especial. Son rocas admirables, vencedores de la vida que conservan las alegres ilusiones. Todavía les sigue gustando la poesía y se muestran cómplices y compañeros de los jóvenes. No envidian la juventud porque no se sienten viejos, aunque se cuidan para estar lo mejor posible dentro de su edad. Son bondadosos.

2 Comentarios:

Blogger Amílcar Jofré Zencovich dijo...

Gran casa y grandes verdades.
Hay que mantener siempre esa gotita de inmadures, porque de otra forma se nos secará el alma.
Solo podremos ver la realidad de las cosas con ojos de niño.

1:28 p. m.  
Blogger fgiucich dijo...

Así tenemos que ser. Abrazos.

5:54 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal